El servicio de atención al paciente es uno de los órganos más importantes en las relaciones entre la administración sanitaria y los pacientes. Si éste ocupa un papel esencial en la salud pública, la atención al paciente no es menos importante en las clínicas de salud y centros médicos privados.

La atención al paciente está determinada por los datos e información que los pacientes trasladan a los profesionales de la salud, o bien por las pruebas y diagnósticos hechas en el centro de salud. Las técnicas de prevención, mantenimiento y control de enfermedades dependerán de la forma en la que gestionemos esos datos.

Para lograr un buen servicio de atención al paciente, es imprescindible entender primero en qué consiste y cómo un software médico inteligente nos puede ayudar a gestionar mejor los datos y la relación médico-paciente y clínica-paciente.

Qué es el servicio de atención al paciente

Todas las personas que acuden a una clínica médica de cualquier tipo tienen la consideración de pacientes, ya sea que se encuentren o no enfermos.

La atención al paciente trata de conservar o mejorar el bienestar físico y mental de los pacientes de una forma integral. La atención médica no se basa sólo en el servicio que el profesional de salud presta al paciente, sino en otros muchos aspectos. Por ejemplo, el tratamiento de los datos, la limpieza de las instalaciones, el seguimiento del paciente a través de las nuevas tecnologías, el equipamiento médico, la gestión eficaz de la sala de espera…

Todos los elementos de tu clínica de salud influyen en el bienestar del paciente. Desde que llega por primera vez hasta que deja de acudir. Una clínica que tiene un papeleo excesivo o innecesario, que no aporta información clara o no facilita la comunicación con el paciente no es signo de un buen servicio de atención al paciente.

Cómo mejorar la atención del paciente gracias a un software inteligente

El primer paso para mejorar tu servicio de atención al paciente es organizativo. Debes elegir: ¿gestionar tus procesos de trabajo y documentación de forma manual o digital?

La respuesta en estos tiempos debería ser claramente digital. Necesitas un software inteligente en la nube que te permita controlar todos los procesos que aseguren la calidad de tu servicio al paciente. ¿Cómo?

  • Gestiona tu agenda de citas y sala de espera virtual con una herramienta que alivie las cargas de secretaría y sea óptima para que los pacientes se sientan satisfechos.
  • Evita el uso excesivo de papel, por ejemplo emitiendo recetas médicas electrónicas y enviándoselas al paciente por e-mail (si dispone de él). Con las nuevas generaciones esto es muy valorado.
  • Permite que tus pacientes puedan recibir recordatorios por SMS para que no se olviden de la cita.
  • Para asegurar un buen servicio de atención al paciente, facilita la firma electrónica para el consentimiento informado o cualquier otro documento que requiera la firma de tus pacientes.
  • Utiliza el historial clínico electrónico. Esto no sólo beneficia a la gestión interna y al trabajo de los profesionales de salud. También facilita una comunicación más fluida con los pacientes, ya que podrás enviarle los documentos que necesiten a través de la vía online.
  • Aprovecha las ventajas de la telemedicina para poder proporcionar asistencia online a los pacientes, sin que tengan que desplazarse de su domicilio. Esto permite reducir las colas en la sala de espera, facilita un diagnóstico más temprano y aporta satisfacción inmediata a los pacientes. En tiempos de Covid-19, además, es un elemento diferenciador esencial.

En otras palabras, necesitas fortalecer las relaciones con tus pacientes, a través de una información clara y una comunicación eficaz. Un software médico como Nubimed te ayuda a lograrlo.

Además de los aspectos organizativos, una política interna que ponga en el centro al paciente ayudará a que estos puedan valorar la autonomía que les proporcionas y se sientan más cómodos al acudir a tu centro médico. Un buen servicio de atención al paciente es clave para la fidelización del paciente ante nuevas necesidades médicas que puedan surgir en el futuro.