La firma electrónica es una tecnología que se empieza a implementar a la hora de permitirte desempeñar cualquier burocracia que necesites realizar dentro del sector sanitario. La integración de este tipo de signatura digital es un paso más en la búsqueda de agilizar la documentación y eliminar lo máximo posible el papel en la gestión de las consultas médicas.

Cómo se integra la firma con el software para médicos

El consentimiento informado es uno de los documentos que forman parte de tu historia clínica a la hora de acudir a un servicio del sector de la sanidad. Es un acto por el que, como paciente, autorizas de forma voluntaria y con plena libertad la práctica por parte de los médicos de una intervención sanitaria. El documento especifica que antes deben haberte explicado las características y detalles de dicha intervención. Con dicho consentimiento informado se prueba que has entendido la información proporcionada y que la has aprobado en plena facultad de conciencia. Como es comprensible, si este procedimiento se gestiona mal, las consecuencias para los profesionales médicos y el mismo centro sanitario pueden ser muy graves, y las responsabilidades civiles pasar por varios grados, llegando incluso a ser de carácter penal en algunos casos.

A la hora de solicitarte como paciente dicho consentimiento, la mayor parte de los centros de salud siguen utilizando documentos en papel, aunque desde la ley 41/2002 sobre derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica para el paciente se permite el uso de medios digitales para realizar el archivo de las historias clínicas.

De hecho, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad de nuestro país impulsa desde el año 2017 un proyecto de Historia Clínica Digital dentro del Sistema Nacional de Salud. Con ello, se pretende garantizar que todo ciudadano o profesional de la sanidad disponga de acceso electrónico a la documentación clínica necesaria en cada momento.

La transformación digital de los centros de salud, con la integración de distintas soluciones de software para médicos, contribuye a que los médicos puedan responder a las necesidades de sus pacientes. De esta forma, además de aliviar la demora y la complicación documental de las gestiones, también se consigue una reducción de los costes económicos. En estos nuevos procesos digitales se empiezan a utilizar las herramientas de firma electrónica, con las que se permite generar documentos electrónicos de completa validez legal usando la firma del paciente sobre una tablet, un teléfono móvil o en un ordenador que gestione el trámite entre el personal médico y el interesado.

Cómo funciona el consentimiento informado digital

El consentimiento informado digital es un nuevo tipo de gestión informática que tiene por objetivo proporcionar una serie de ventajas: económicas, de papeleo y a la hora de poner en práctica cualquier trámite. Sin embargo, las herramientas de consentimiento digital necesitan cubrir las implicaciones legales que acarrea el procedimiento tradicional, y ofrecer cobertura ante las posibles reclamaciones.

El consentimiento informado no exculpa a un responsable sanitario por una mala práctica, pero es un documento que se debe presentar siempre firmado como prueba de que el paciente fue informado de los riesgos de una intervención y que los aceptó de manera consciente y expresa. Esto quiere decir que, en esencia, el consentimiento informado sirve para demostrar la autenticidad de la firma del paciente, y el formato, físico o digital, no es tan relevante. Lo que importa en esta gestión es que un perito caligráfico pueda certificar que no ha habido alteración fraudulenta en el documento, proporcionando un análisis de autenticidad sobre la autoría verdadera de la firma del paciente.

Las herramientas de consentimiento informado digital, además de facilitar que quede fuera de toda duda que un paciente ha leído y comprendido los detalles de una intervención, aceptándolos con su firma, también necesitan garantizar que no ha sufrido alteraciones en su contenido tras la signatura, y que en todo momento se podrá recuperar para su lectura y para la puesta en marcha de procedimientos que sirvan para acreditar toda autenticidad e integridad.

La firma de tipo electrónico avanzada sirve para realizar la captura de datos biométricos, como puede ser el uso del sello de tiempo que sirve para establecer el momento de una firma. Este tipo de signatura electrónica avanzada nos proporciona seguridad a la hora de llevar a cabo una transacción electrónica para los pacientes, especialmente cuando se trata de un consentimiento informado. El autor de la firma queda completamente identificado, con lo que se certifica la integridad del documento para el que dio su expreso consentimiento, y que no ha sufrido alteración alguna desde el mismo momento de la signatura.

Gracias a la integración de la firma electrónica en los consentimientos informados, los centros de salud y toda clínica sanitaria puede proporcionarte un mejor servicio, más rápido y ágil, y reduciendo la posibilidad de pérdida de documentos.