Movilidad clínica y atención sanitaria

El uso de la tecnología está causando un gran impacto en los centros sanitarios porque gracias a la movilidad clínica (uso de dispositivos móviles en la atención sanitaria) se abren gran cantidad de posibilidades tanto en los servicios de atención sanitarios como en la toma de decisiones.

¿Qué es la movilidad clínica?

La movilidad clínica es la capacidad para utilizar tabletas, impresoras móviles, ordenadores portátiles o teléfonos móviles por parte de los profesionales sanitarios en los puntos de atención al paciente para mejorar su atención.

Cada vez se utilizan más los dispositivos móviles para facilitar el trabajo con los enfermos, y para 2022 se estima que el 98 % de los médicos y enfermeros los utilizarán. Pero no se quedará solo ahí, sino que el resto de profesionales sanitarios como los radiólogos, técnicos de laboratorio, responsables de transporte de pacientes o farmacéuticos también lo harán.

¿Por qué se impulsa la inversión en la movilidad clínica?

Por varios factores como, por ejemplo, que mejoran la eficiencia del flujo del trabajo y reducen los costes de la asistencia sanitaria. Si se les pregunta a pacientes acerca de la movilidad, un 80 % afirman que estas nuevas herramientas les aportan mayor seguridad y comprenden que se utilizan para mejorar su atención.

En cuanto a la importancia en el personal sanitario, coinciden en la reducción de errores tanto en los etiquetados de muestras como en la administración de medicación.

¿Cómo afecta utilizar software en la nube en la atención sanitaria?

En primer lugar, debes saber que utilizar un software en la nube te permite gestionar y guardar datos de cualquier índole (imágenes, radiografías y documentos también) en un entorno seguro y con acceso permanente desde cualquier dispositivo conectado a internet.

¿Qué características tiene el almacenamiento en la nube?

Los centros de almacenamiento son escalables, y eso permite que se adapten a las necesidades de una empresa, hospital o un particular en cada momento. Como son accesibles a través de internet, puedes usarlos simplemente con tu identificación y una conexión.

Existen varios tipos de almacenamiento:

– Privados: requieren un contrato y ofrecen un control total sobre tus datos. Se rigen por un fuerte sistema de seguridad y no están abiertos al público en general.

– Públicos: los proveedores habituales de almacenamiento ofrecen de forma gratuita esta opción para aquellos que no disponen de recursos.

– Híbridos: si no necesitas mucho espacio, es una buena opción. Es una mezcla de las anteriores.

El IoMT o el IoT de salud, es decir, el Internet de las cosas médicas y el de salud son unas aplicaciones médicas que se conectan a sistemas TI mediante redes informáticas digitales. Los dispositivos médicos conectados permiten una comunicación entre diferentes máquinas. Estas plataformas se conectan a plataformas en la nube para almacenar y analizar los datos recogidos.

Algunos ejemplos de IoMT son la monitorización remota de pacientes crónicos, la ubicación de pacientes en los hospitales, la realización de un seguimiento de la medicación de los pacientes o el control de las bombas de infusión de las camas de hospital que tienen sensores y están conectadas a paneles analíticos.

Otra de las funcionalidades que permite es monitorizar remotamente a los pacientes sin necesidad de que viajen a un hospital cuando sufran un cambio de estado. Es decir, surge la denominada telemedicina.

Ventajas del almacenamiento en la nube

Los contenidos estarán disponibles cuando y donde se necesiten

Solo se necesita conexión a Internet para que el profesional pueda acceder a los datos y al historial médico de los pacientes en cualquier momento.

Evita la dispersión

Si toda la información se almacena en el mismo lugar, estará más organizada y se ahorra tiempo en acceder a ella. Gracias a la nube, toda la información está clasificada por pacientes y el profesional puede acceder a ella a través de varios dispositivos.

El almacenamiento no se estropea

Este punto es muy importante porque un historial en papel se puede quemar en un incendio, al igual que los ordenadores, pero la información que se guarda en la nube estará siempre disponible.

Facilita el trabajo en equipo

Si varios especialistas necesitan acceder a los datos de un mismo paciente pueden compartir los documentos o la información que se necesite en cada caso.

En resumen, la movilidad clínica y el almacenamiento en la nube suponen un gran avance para los profesionales sanitarios y sus pacientes. Pide una demostración online de nuestro software y mejora la calidad de tu atención.

2018-11-06T18:08:38+00:00