Algunas personas desconocen cuáles son las diferencias entre hospital, clínica de salud y sanatorio. Sin embargo, se trata de tres tipos de instituciones sanitarias completamente distintas, cada una con sus propias características.

En este artículo te mostraremos en qué se diferencia un hospital de una clínica o un hospital de un sanatorio, así como las similitudes que pueda haber entre ellos.

Diferencia entre sanatorio y hospital

Lo primero es tener muy claro que un sanatorio no es lo mismo que un hospital. Mientras que los sanatorios suelen ser privados -es decir, no pertenecen a la red pública de hospitales y centros de salud- los hospitales pueden ser tanto públicos como privados.

Por otra parte, los hospitales contemplan una completa variedad de servicios sanitarios. En estos, podemos encontrar desde tratamientos de urgencias y ambulatorios hasta estancias en planta de más larga duración. En cambio, los sanatorios están principalmente enfocados a personas que necesitan pasar una larga estancia como internos.

Existen por ejemplo sanatorios especializados en determinadas enfermedades, como tuberculosis o determinadas enfermedades mentales. También pueden estar destinados a un grupo poblacional determinado, como por ejemplo los sanatorios militares convalecientes que han estado en zonas de conflicto.

Diferencias entre hospital y clínica

¿Cuáles son las diferencias entre una clínica y un hospital? Fundamentalmente, las diferencias se encuentran entre el precio, el carácter privado o público de la institución y el tipo de tratamientos a los que está destinado.

Cuando hablamos de una clínica que ofrece todo tipo de servicios sanitarios, la llamamos policlínica, pero si está enfocada en un sólo área de salud, hablamos de una clínica especializada. Así, por ejemplo, podemos hablar de clínicas de salud reproductiva, clínicas dentales, clínicas de fisioterapia, etc.

Los hospitales pueden ser tanto públicos como privados, o mediante una modalidad mixta, también llamados hospitales concertados. Por lo general, los hospitales disponen de unas instalaciones más grandes que las clínicas de salud, ya que además de prestar tratamientos ambulatorios, disponen de personas ingresadas de manera habitual. Su estructura y distribución geográfica se realiza teniendo en cuenta los principales indicadores de salud del país.

Por otro lado, las emergencias y urgencias médicas siguen siendo por lo general una parte fundamental de las actividades de la sanidad pública.

Los precios de los diagnósticos y tratamientos en las clínicas de salud suelen correr a cargo de los pacientes o de un seguro de salud. En el caso de los hospitales (cuando son públicos), los costes son sufragados por el erario público.

En los últimos tiempos, las diferencias entre clínicas y hospitales ha ido reduciéndose cada vez más. Algunas clínicas de gran tamaño pueden llegar incluso a destinar un espacio para pacientes internos.

En ambos casos, sin embargo, existe una tendencia que tiene en cuenta el empoderamiento del paciente, ya que la necesidad de transparencia y toma de decisiones por parte de éste pasa a ser cada vez mayor.

¿Cuáles son las diferencias entre de un hospital y un centro de salud?

Por último, hay que recordar también que en España se suele distinguir también las diferencias entre centro de salud y hospital.

Los centros de salud suelen estar destinados a la medicina familiar, enfermería comunitaria y programas educativos de salud. Algunos pueden incluir consultas para algunas especialidades.

Sin embargo, el hospital está destinado a la atención médica especializada, y es en este tipo de institución donde se realizan las intervenciones quirúrgicas o donde se ingresan los pacientes en planta.

Esperamos que este artículo te haya aclarado las dudas sobre los distintos tipos de instituciones sanitarias.