En la actualidad, la medicina es una de las ciencias que más investigación y desarrollo tecnológico requiere. Los avances científicos son la base de la práctica clínica eficiente. Cualquier paciente necesita tratamientos cada vez más avanzados, resolutivos y accesibles.

En este sentido, ¿sabes que una de las civilizaciones más relevantes para la humanidad ha sido la egipcia? De ella se conservan algunas de estas técnicas que hoy en día continúan aplicándose en la práctica médica.

6 técnicas de la medicina egipcia que se conservan

Existen textos de medicina egipcia con más de 3.500 años de antigüedad que pueden ser consultados en la actualidad y que contienen un gran acervo cultural.

De hecho, los egipcios, a pesar de que no se planteaban una separación entre la religión y la ciencia, eran una civilización que dedicaba grandes esfuerzos al conocimiento del cuerpo humano, a sus funciones y a los posibles remedios para las enfermedades.

Tomar el pulso

Los egipcios tomaban el pulso a los pacientes y lo relacionaban con el estado de salud de su sistema circulatorio. Conocían el sistema circulatorio al practicar técnicas de embalsamamiento de los cuerpos de los fallecidos. Eran capaces de localizar venas y arterias importantes, así como de utilizar estos conocimientos en las cirugías que llevaban a cabo. Tomando el pulso determinaban el estado de salud del paciente.

Uso de tampones higiénicos

Hoy en día las mujeres pueden gozar de una mejor calidad de vida gracias al uso de los tampones higiénicos durante la menstruación. Esto les permite poder realizar cualquier actividad sin el riesgo de sufrir incómodos sangrados. Sin embargo, las egipcias ya los utilizaban.

Lo curioso es que eran muy similares a los actuales, ya que enrollaban algodón u otro tipo de tela absorbente con un hilo en el centro. El mecanismo es el mismo y cuanto más natural era el tejido, mejor. Los llamaban “nudo de Isis” o tyet, y, como ves, constituyen uno de los adelantos más increíbles de esa época.

Rellenos para caries de los dientes

Los egipcios no tenían problemas con el sarro porque sus alimentos no eran azucarados. No obstante, a pesar de moler semillas como el trigo, precisaban mucha masticación. Además, la arena del desierto siempre estaba presente. El desgaste de las piezas dentales era uno de sus mayores quebraderos de cabeza, junto con las posibles infecciones.

En el llamado “Papiro de Ebers se han hallado técnicas de relleno de los dientes con caries, así como tratamientos antibacterianos de las infecciones. En este papiro se detallan los siguientes tratamientos: “un diente con picazón hasta la apertura de la carne: comino, 1 parte; resina de incienso, 1 parte; dardo de fruta, 1 parte; aplastar y aplicar al diente“.

De esta forma, se trataba de combatir la infección. Asimismo, se recurría a la miel o al ocre, y se hacían rellenos de tela. Todo un intento por mejorar la salud dental de los egipcios.

Las prótesis para miembros amputados

Si hay algo que puede empeorar la vida de una persona es la falta de una parte o de la totalidad de un miembro. Los egipcios fabricaban prótesis para los pies y las manos. De hecho, se han encontrado momias con dichas prótesis.

Debes tener en cuenta que para ellos, al morir, el cuerpo debía estar completo y en las mejores condiciones posibles para viajar al más allá. Por tanto, esta era una de las creencias que les impulsaba a crear prótesis para completar aquellas zonas que le faltaran a la persona difunta.

Igualmente, se elaboraban prótesis para pacientes vivos, lo cual demuestra su voluntad de favorecer la calidad de vida. No en vano, se ha descubierto una prótesis de madera de un dedo del pie en una mujer que la usó en vida. Se trata de la prótesis más antigua jamás descubierta.

La técnica de la circuncisión

Los egipcios ya practicaban esta técnica. Sabemos que los judíos lo hacen por motivos religiosos desde la antigüedad, pero los egipcios la usaron también. Actualmente se utiliza con fines médicos en todo el mundo.

Existen muchas imágenes de médicos egipcios realizando esta técnica. Era una sociedad que tenía muy en cuenta la higiene corporal y, seguramente, esta circunstancia motivó que administraran la circuncisión de manera general.

La cirugía

Como hemos comentado, los egipcios implementaban técnicas de momificación. Esto les aportó grandes conocimientos sobre anatomía fisiología que aprovecharon en medicina. Podemos asegurar que operaban a los muertos y descubrían las enfermedades que les habían llevado a la muerte.

Con estos conocimientos practicaban la cirugía para curar dolencias y enfermedades, incluido el cerebro. Con posterioridad, esta costumbre se perdió hasta llegar a la edad moderna.

Los egipcios extirpaban tumores y utilizaban escalpelos de obsidiana o marfil. Realmente estaban a años luz por delante de épocas posteriores como la Edad Media, que por prejuicios religiosos no admitían las cirugías.

Como ves, los egipcios fueron una sociedad muy avanzada también en medicina. Hoy en día nos interesamos mucho por los avances en medicina con la intención de mejorar la vida de los pacientes. ¿Seremos un poco egipcios?